miércoles, 30 de enero de 2008

Carta de reclamación

“Al encargado del Departamento de Atención al Cliente (O como se denomine en su empresa):

Como ya habrá podido observar, debido a la diferencia de volumen, color,y textura en comparación con el papel donde está escrita esta carta, le adjunto un envase de preservativo de la marca propiedad de su empresa. Si se fija detenidamente se dará cuenta de que en su interior no se encuentra profiláctico alguno. Este detalle no tendría por qué tener la más mínima importancia por sí mismo, pero concurre una circunstancia que lo diferencia de las demás fundas de preservativos vacías. La que usted tiene en estos momentos en sus manos (o encima de su mesa) nunca ha sido abierta por dedos humanos (ni de ningún otro mamífero). Creo notar en su rostro cierta sonrisa de solicitud de comprensión (.. ha sido un fallo de envasado… Es muy raro que algo así suceda…). Lo que sí que es un suceso absolutamente inhabitual es que yo ligue. Por desgracia las hembras de mi especie (mujeres, chicas, etc.) no acaban de apreciar lo que para mí es un irresistible atractivo (el mío) por lo que el lograr unas relaciones sexuales plenas y satisfactorias con alguna de ellas, se convierte en mi caso en una gesta absolutamente homérica.

Leído el párrafo anterior le supongo capaz de suponer mi expresión de absoluta incredulidad matizada por algo de estupefacción al comprobar el pasado sábado como a mi lado, en la cama, reposaba, no sólo mi cojín favorito, sino también una hermosa mujer (escribo hermosa aprovechándome de que usted jamás podrá comprobarlo). Basándome en su desnudez y en el hecho de que tuviera su mano apoyada en mi pene, deduje que su principal intención era hacer el amor conmigo.

Aconsejado por la prudencia y la higiene decidí hacer uso de un preservativo… del único preservativo que había en casa, dejado por olvido por un amigo más afortunado que yo en sus relaciones con las mujeres. Cuál no sería mi sorpresa (cabreo, enfado, desesperación, odio la raza humana en general y a los fabricantes de condones en particular) al comprobar esta nueva mala jugada del Destino en forma de preservativo inexistente… La funda estaba vacía. La mala suerte boicoteaba el que podía haber sido mi primer coito del año (y fíjese en qué fechas estamos ya).

No me parece oportuno aburrirle contando las argucias a las que tuve que recurrir para convencer a mi ocasional compañera de lo saludable de una fellatio, pero sí considero necesario el hacerle saber el gran trastorno que me supuso su fallo de envasado para que tome las medidas disciplinarias (amputación de la mano derecha, doscientos latigazos, etc.) que considere oportunas con el responsable de semejante desatino, así como las medidas compensatorias con la víctima (léase yo, mismamente) de su error. Me despido sin más deseándole de todo corazón que nunca tenga usted que vivir una noche tan desastrosa como la que la no presencia de un producto de su empresa me produjo a mí.”

La respuesta consistió en una carta personal muy amable y un paquete que contenía veinticuatro cajas de condones de doce unidades cada una: 288 condones, en total.

100 cosas que haré cuando sea señor del mal

Falta de organización. Una planificación defectuosa y una previsión a todas luces deficiente. Con estas premisas, los malos de las películas nunca van a llegar a ninguna parte.

Revisando entre mis viejos correos me encuentro con éste que copio a continuación, que es más viejo que el demonio, advierto, pero del que no recordaba apenas nada. Recetas para malos malísimos, emperadores podridos, gente del hampa, canallas que se propongan dominar el mundo y en fin, pólíticos en general.

Las 100 cosas que haré cuando sea Señor del Mal

1. Mis Legiones del Terror tendrán cascos con visores de plexiglás transparente, no con visores que tapen toda la cara.

2. Mis conductos de ventilación serán demasiado pequeños para gatear por ellos.

3. Mi noble medio-hermano, cuyo trono usurpé, será asesinado, no encarcelado secretamente en una celda olvidada de mis calabozos.

4. Disparar no es demasiado bueno para mis enemigos.

5. El artefacto que es la fuente de mi poder no será guardado en la montaña de la desesperación mas allá del río de fuego guardado por los dragones de la eternidad. Estará en mi depósito de seguridad. Lo mismo es aplicable al objeto que es mi única debilidad.

6. Yo no me recrearé en el sufrimiento de mi enemigo antes de matarle.

7. Cuando haya capturado a mi adversario y él diga: “antes de matarme, ¿podrías decirme al menos qué es todo esto?”, yo diré “NO” y le dispararé; no, pensándolo mejor le dispararé y entonces diré “NO”.

8. Despues de raptar a la bella princesa, nos casaremos inmediatamente en una modesta ceremonia civil. No con un espectáculo sorprendente de tres semanas, tiempo en el cuál la fase final de mi plan será desbaratada.

9. No incluiré un mecanismo de autodestrucción a no ser que sea absolutamente necesario. Si es necesario, no será un gran botón rojo con una etiqueta que diga “Peligro: No Pulsar”. El gran botón rojo, sin embargo, disparará una rafaga de balas sobre cualquiera lo bastante estúpido para usarlo. De igual forma, el boton ON/OFF no estará claramente marcado como tal.

10. No interrogaré a mis enemigos en el santuario interior; un pequeño hotel alejado de mis fronteras funcionará igual de bien.

11. Estaré seguro de mi superioridad. Luego no sentiré ninguna necesidad de probarla dejando pistas en forma de acertijos o dejando a mis enemigos más debiles vivos para demostrarles que no suponen una amenaza.

12. Uno de mis consejeros será un niño normal de 5 años. Cualquier fallo en mi plan que sea capaz de detectar será corregido antes de ser llevado a cabo.

13. Todos los enemigos asesinados serán cremados, o al menos tendrán muchas balas en el cuerpo, no seran dejados para que mueran en el fondo de un precipicio. El anunciamiento de sus muertes, así como cualquier celebración, será aplazado hasta después de que se haya llevado a cabo la disposición nombrada.

14. El héroe no tendrá derecho a un último beso, último cigarrillo, o cualquier otra forma de última voluntad.

15. Nunca emplearé un dispositivo digital de cuenta atrás. Si encuentro que es absolutamente inevitable, lo programaré para activarse cuando llegue a 117, justamente cuando el héroe esté poniendo su plan en marcha.

16. Nunca usaré la frase “pero antes de matarte, hay una sóla cosa que quiero saber”.

17. Cuando tenga consejeros, escucharé sus consejos de vez en cuando.

18.
No tendré un hijo. Aunque su irrisoriamente mal planeado intento de usurpar mi poder fallara fácilmente, podría proveer una distracción fatal en un momento crucial.

19. No tendré una hija. Ella sería tan bella como malvada, pero una mirada al robusto aspecto del héroe y ella traicionará a su propio padre.

20. A pesar de su probado efecto anti-stress, no caeré en las carcajadas típicas de maníacos. Cuando estás ocupado en eso es demasiado fácil no darse cuenta de desarrollos no esperados que un individuo más atento podría percibir.

21. Contrataré un diseñador con talento para crear uniformes originales para mis Legiones del Terror, no usaré baratos uniformes de rebajas que les harían parecer Tropas nazis, soldados romanos, o salvajes hordas mongoles. Todos fueron derrotados al final y yo quiero que mis tropas tengan una disposición más positiva.

22. No importa lo tentado que esté con la posibilidad del poder ilimitado, nunca consumiré un campo de energía mayor que mi cabeza.

23. Guardaré una reserva de armas de baja tecnología y entrenaré a mis tropas para su uso. De esta forma, incluso si los héroes consiguen neutralizar mi generador de poder y/o dejar inútiles las armas normales de energía, mis tropas no serán superadas por un puñado de salvajes armados con rocas y lanzas.

24. Mantendré un conocimiento realista de mis fuerzas y debilidades. Aunque esto elimina parte de la diversión del trabajo, al menos nunca diré la frase “¡¡¡No, esto no puede ocurrir, soy INVENCIBLE!!! ” (después de lo cual la muerte es casi instantanea)

25. No importa lo bien que funcione, nunca construiré ninguna clase de maquinaria que sea completamente indestructible salvo por un pequeño y virtualmente inaccesible punto vulnerable.

26. No importa lo atractivos que ciertos miembros de la rebelión sean, probablemente hay alguien igual de atractivo que no está desesperado por matarme. Luego, me lo pensaré dos veces antes de ordenar que un prisionero sea enviado a mi dormitorio.

27. Nunca construire sólo uno de cualquier cosa importante. Todos los sistemas tendrán paneles y baterias redundantes. Por la misma razón, siempre llevaré al menos dos armas completamente cargadas en todo momento.

28. Mi monstruo mascota estará guardado en una prisión segura de la cuál no pueda escapar y en la cuál no pueda yo caer accidentalmente.

29. Vestiré con ropas de colores brillantes y alegres, para sorprender a mis enemigos.

30. Todos los conjuradores divagantes, terratenientes torpes, bardos sin talento y ladrones cobardes serán ejecutados de forma preventiva. Mis enemigos seguramente abandonarán su búsqueda si no tienen ninguna fuente de alivio cómico.

31. Todas las taberneras inocentes y atractivas de mi reino serán reemplazadas por camareras malhumoradas y hartas del mundo que no proporcionarán refuerzos inesperados y subargumentos románticos al héroe o a su compañero.

32. No me enfureceré y mataré al mensajero que traiga malas noticias sólo para demostrar lo malísimo que soy. Los buenos mensajeros son dificiles de encontrar.

33. No requeriré a los altos mandos femeninos de mi organizacion que lleven bustiers de acero inoxidable. La moral mejora con una forma de vestir más sencilla. De la misma forma, los trajes de cuero negro serán reservados para ocasiones formales.

34. No me transformaré en una serpiente, nunca ayuda.

35. No me dejaré perilla. En los días antiguos te daba un aspecto diabólico. Ahora sólo te hace parecer un miembro descontento de la generación X.

36. No encerraré a miembros del mismo grupo en el mismo bloque de celdas, y menos en la misma celda. Si son prisioneros importantes, conservaré la única llave de la celda yo mismo en lugar de repartir copias a todos los guardias inútiles de la prisión.

37. Si mi hombre de confianza me dice que mis Legiones del Terror están perdiendo la batalla, le creeré. Después de todo es mi hombre de confianza.

38. Si el enemigo que acabo de matar tiene un hermano menor o un hijo en algún lugar, lo encontraré y lo mataré inmediatamente, en lugar de esperar que crezca abrigando sentimientos de venganza contra mí cuando me encuentre en mi vejez.

39. Si debo entrar en batalla, no lo haré al frente de mis Legiones del Terror, ni buscaré a mi contrario entre su ejército.

40. Nunca seré caballeroso ni deportivo. Si tengo un superarma imparable, la usaré tan pronto y tan a menudo como sea posible en lugar de reservarla.

41. Una vez que mi poder esté asegurado, destruiré todos esos malditos dispositivos de viaje en el tiempo.

42. Cuando capture al héroe, me aseguraré de capturar tambien a su perro, mono, hurón o cualquier animal asquerosamente listo capaz de desatar cuerdas y coger llaves.

43. Mantendré una saludable cantidad de escepticismo cuando capture a la bella rebelde y ella me diga que le atrae mi poder y mi físico y que traicionará gustosamente a sus compañeros si le dejo participar en mis planes.

44. Sólo contrataré cazarrecompensas que trabajen únicamente por el dinero. Aquellos que trabajan por el placer de la caza tienden a hacer cosas tan estúpidas como conceder al otro una deportiva posibilidad de ganar.

45. Me aseguraré de saber quién es responsable de qué en mi organización. Por ejemplo, si mi general la fastidia no sacaré mi pistola y le diré: “Y este es el precio del fracaso” dándome entonces la vuelta y matando a un subordinado cualquiera.

46. Si un consejero me dice “Mi señor, es sólo un hombre, ¿qué puede hacer un sólo hombre?” Yo responderé “Ésto” y mataré al consejero.

47. Si advierto que un jovenzuelo ha empezado una aventura para destruirme, le mataré mientras sea un jovenzuelo, en lugar de esperar a que madure.

48. Trataré cualquier bestia que controle mediante magia o tecnología con respeto y amabilidad. De tal forma que si el control es roto, no venga inmediatamente a vengarse de mi.

49. Si descubro la localización del artefacto que puede destruirme, no enviaré a todas mis tropas a apropiarse de él. Las enviaré a apropiarse de cualquier otra cosa y pondre un anuncio de “se busca” en el periódico local.

50. Mis ordenadores principales tendrán su propio sistema operativo, que será totalmente incompatible con el estándar de los portátiles de IBM y MAC.

51. Si uno de los guardias de mis calabozos empieza a expresar preocupación por las condiciones de la celda de la bella princesa, le transferiré inmediatamente a una posición menos orientada al público.

52. Contrataré a un equipo cualificado de arquitectos para que examinen mi castillo y me informen de todos los pasajes secretos y túneles abandonados que yo deba conocer.

53. Si la bella princesa que capture dice “¡Yo nunca me casaré contigo!, ¡Nunca!, ¿Me oyes?, ¡¡¡NUNCA!!!”, yo diré “Oh, vale” y la mataré.

54. Nunca cerraré un trato con un ser demoníaco para luego intentar engañarle símplemente por llevar la contraria.

55. Los mutantes deformes y los bichos raros psicopátas tendrán su lugar en mis Legiones del Terror. Sin embargo, antes de enviarles en importantes misiones secretas que requieran tacto y sutileza, buscaré a alguien igualmente cualificado que llame menos la atención.

56. Mis Legiones del Terror serán entrenadas para tener una puntería básica. Cualquiera que no pueda acertar a un hombre a 10 metros será usado como diana para prácticas.

57. Antes de usar cualquier artefacto o maquinaria capturados, leeré cuidadosamente el manual de usuario.

58. Si es necesario huir, nunca me pararé para posar dramáticamente y decir una línea.

59. Nunca construiré una computadora pensante más inteligente que yo.

60. Mi consejero de cinco años tambien será requerido para descifrar cualquier código que piense usar. Si lo descifra en menos de 30 segundos no será usado. Nota: lo mismo para las contraseñas.

61. Si mis consejeros me preguntan “¿Por qué estás arriesgándolo todo en un plan tan loco?” no seguiré con el plan hasta que encuentre una respuesta que les satisfaga.

62. Diseñaré los vestíbulos de mi fortaleza sin nichos o estructuras de soporte prominentes que los intrusos puedan usar para cubrirse en un tiroteo.

63. Los depósitos de desperdicios serán incineradores, no compresores. Y serán mantenidos calientes siempre, sin contrasentidos como esas llamas que van a traves de túneles accesibles a intervalos predecibles.

64. Iré a ver a un psiquiatra competente para curarme de todas las fobias extremadamente raras y extraños hábitos compulsivos que puedan ser una desventaja.

65. Si debo tener un sistema de computadoras con terminales accesibles al público, los mapas de mi complejo que muestren tendrán una habitación claramente señalizada como Control Principal. Esa habitación será la cámara de ejecuciones. La verdadera Sala de Control estará señalada como contenedor del desbordamiento de las alcantarillas.

66. Mi teclado de seguridad sera realmente un escáner de huellas. Cualquiera que vea a alguien presionando una secuencia de botones o que espolvoree el teclado en busca de huellas digitales y luego intente entrar repitiendo la secuencia disparará el sistema de alarma.

67. No importa cuantos fallos tenga nuestro sistema, mis guardas serán entrenados para tratar cualquier fallo de una cámara de vigilancia como una emergencia completa.

68. Perdonaré la vida de alguien que me la salvó alguna vez en el pasado. Esto es razonable ya que anima a otros a hacerlo. Sin embargo la oferta es sólo valida para una vez. Si quieren que se la perdone de nuevo, sera mejor que me vuelvan a salvar.

69. Todas las niñeras serán expulsadas del Reino, todos los bebés serán llevados a hospitales aprobados por el Estado. Los huérfanos serán dejados en casas de adopción, no abandonados en el bosque para ser criados por critaturas salvajes.

70. Cuando mis guardias se separen para buscar a los intrusos, lo harán en grupos de al menos dos. Y serán entrenados de tal forma que si uno desaparece misteriosamente el otro iniciará una alerta inmediatamente y pedirá refuerzos en lugar de buscar estúpidamente.

71. Si decido probar la lealtad de un teniente y ver si debe convertirse en mi hombre de confianza, tendré una escuadra de tropas de élite preparada en caso de que la respuesta sea no.

72. Si todos los héroes permanecen juntos alrededor de un extraño dispositivo y empiezan a insultarme y desafiarme yo usaré un arma normal en lugar de mi imparable superarma.

73. No estaré de acuerdo en dejar libres a los héroes si ganan en un duelo, aunque mis consejeros me digan que es imposible que ganen.

74. Cuando cree una presentación multimedia de mis planes, de tal forma que mi consejero de cinco años la entienda fácilmente, no la dejaré encima de mi mesa con una etiqueta que diga “Proyecto del Señor Supremo”

75. Instruiré a mis legiones de poder para que ataquen al héroe en masa, en lugar de esperar mientras sus compañeros atacan uno o dos cada vez.

76. Si el héroe huye y sube al tejado, no le perseguiré para luchar con él e intentar tirarle. Tampoco lucharé con él al borde de un abismo (ni en el centro de un puente de cuerdas sobre un río de lava).

77. Si tengo alguna clase de locura temporal y decido dar al héroe la oportunidad de rechazar un trabajo como mi hombre de confianza, tendré suficiente cordura como para esperar a que mi actual hombre de confianza no pueda oírme antes de hacer la oferta.

78. No les diré a mis Legiones del Terror “¡y él debe ser capturado vivo!” La orden sera más bien “y debéis intentar cogerle vivo si es razonablemente practico”.

79. Si mi “dispositivo del juicio final ” tiene “marcha atras” tan pronto como sea usado, será fundido y con él se hara una edición limitada de monedas conmemorativa.

80. Si mis tropas mas débiles no consiguen eliminar al héroe, enviaré a mis mejores tropas en lugar de perder el tiempo mandando tropas de poder cada vez mayor mientras él se acerca más y más a mi fortaleza.

81. Si estoy luchando con el héroe encima de una plataforma móvil, le he desarmado y estoy a punto de matarle y veo que él se tira al suelo, yo me tiraré también al suelo, en lugar de girarme con curiosidad para ver lo que él ha visto.

82. No dispararé a ninguno de mis enemigos si estan quietos delante del soporte básico de una estructura pesada y peligrosamente desequilibrada.

83. Si estoy cenando con el héroe, pongo veneno en su copa y me debo ir por cualquier razón, pediré nuevas bebidas en lugar de intentar adivinar si él ha cambiado las copas de sitio.

84. No tendré prisioneros de un sexo vigilados por guardias del sexo opuesto.

85.
No usaré ningún plan cuyo paso final sea horriblemente complicado como “alinear las 12 piedras de poder en el altar sagrado, entonces activar el medallón en el momento del eclipse total”. Más bien será del tipo “pulsar el botón”.

86. Me aseguraré de que mi “dispositivo del día del juicio final” esté adecuadamente preparado y bien apuntado.

87. Mis contenedores de productos químicos estarán cubiertos cuando no estén siendo usados. Y nunca construiré pasarelas encima de ellos.

88. Si un grupo de secuaces falla miserablemente en una misión, no les regañaré por su incompetencia para después mandar al mismo grupo a hacer la misma misión.

89. Despues de capturar la Superarma del héroe, no diré a mis tropas que nos dejen solos y tampoco bajaré la guardia porque crea que quien la posea es imparable. Despues de todo, el héroe la llevaba y yo se la quité, ¿no?

90. No diseñaré mi Sala de Control de tal forma que todas las estaciones de trabajo estén en frente de la puerta.

91. No ignoraré al mensajero que se tambalea agotado y evidentemente agitado hasta que mi higiene personal o mi pasatiempo haya acabado. Podría ser realmente importante.

92. Si alguna vez hablo con el héroe por teléfono, no le desafiaré. En vez de eso, le diré que su perseverancia me ha hecho darme cuenta de la futilidad de mi maldad y que, si me deja sólo unos meses, regresaré al camino de la rectitud (los héroes son tremendamente crédulos en estos asuntos).

93. Si decido llevar a cabo una doble ejecución del héroe y un subalterno que me ha traicionado, intentaré que el héroe sea el primero en ser ejecutado.

94. Cuando estén arrestando prisioneros, mis guardias no les permitirán pararse para recoger una baratija de valor puramente sentimental.

95. Mis calabozos tendrán su propio equipo medico con guardaespaldas, de tal forma que si un prisionero enferma de repente y su compañero le dice al guardia que es una emergencia, el guarda llamará al equipo médico en lugar de abrir la celda para echar un vistazo.

96. Mis mecanismos de apertura de puertas serán diseñados de tal forma que si vuelan el panel desde fuera, la puerta se sellará, y si lo vuelan desde dentro se abrirá. No al revés.

97. Las celdas de mis calabozos no estarán amuebladas con objetos que contengan superficies reflectantes o cualquier cosa que pueda ser desenmarañada.

98. Si una pareja de jóvenes atractivos entra en mi reino, los vigilaré cuidadosamente. Si encuentro que son felices y se quieren, los ignoraré. Sin embargo, si las circunstancias les han forzado a unirse contra sus voluntades y se pasan todo el tiempo discutiendo entre ellos excepto en los momentos en que estan salvándose la vida el uno al otro, momento en el cuál hay insinuaciones de tensión sexual, ordenaré inmediatamente su ejecución.

99. Cualquier fichero de datos de importancia crucial será dividido en bloques de 1.44 Mb (¡ya dije que era viejo!).

100. Finalmente, para mantener a mis súbditos permanentemente encerrados en un estado de trance descerebrado, les proveeré de acceso gratis e ilimitado a internet. También quiero proclamar a “Hércules”, “Xena”, “Simbad”, “Tarzán” y “Robin Hood” como los Shows de Televisión Oficiales de la lista de Señores del Mal. Sus repetidos esfuerzos para ilustrar por qué los Señores del Mal necesitan una lista como ésta son un ejemplo para todos nosotros.

martes, 29 de enero de 2008

Silvia rie y llora

La típica persona con muchas cosquillas que no hace falta ni tocar para que se ria, pero cuando me dijeron que si la tocaba el cuello lloraba eso hizo a la escena mas interesante.


video


Malas traducciones de Titulos de Pelis

¿Porque al traducir al castellano los títulos de las películas... los cambian totalmente?

En ocasiones esto se debe a problemas de derechos de autor, pero en la mayoría de las ocasiones responde unicamente a decisiones de marketing. Los expertos del mercadeo consideran que el espectador-español-medio (EEM) es basicamente un imbécil: un ser incapáz de recordar el título de la película que quiere ver.

Por lo visto, el EEM elige la película que ver en la puerta del cine; relacionando los títulos de las películas en cartelera con el recuerdo difuso de los trailers que ha visto en la tele y de comentarios de amigos. Parece que, pese a su grado de imbecilidad, el EEM desarrolló esta habilidad en su primera infancia con ejercicios de unir con flechas. Por eso, con el fin de asistirnos en esta difícil prueba nemotécnica, las distribuidoras nos ayudan, dejando sutiles pistas en el título.

Caso de estudio: Imaginate que ves el trailer de una película en la tele y te dices: «Que buena pinta tiene esta peli de Magos, además es esa que le gustó a mi amigo Juan, esa de Magos que mola». Luego llegas al cine y al ver las películas en cartel: Babel, Rocky Balboa y El prestigio, te dices «Que putada, no hacen la de los magos, tendre que ver la nueva de rocky». Para evitar eso, las distribuidoras cambian el título original de la película de magos (The Prestige) por el más evidente: El truco final (The prestige). Además, en el mismo pack te indican que quizás tenga sorpresilla y, haciendo uso de la redundancia de títulos, informan a los cinéfilos de que se trata de The Prestige.

Como muestra de esta labor de ayuda al EEM, os dejo algunos ejemplos más de traducciones asistidas:

Marie-Antoinette -> Marie-Antoinette (la reina adolescente). [Con la mención a la adolescencia se deja claro que la película no es un tostón para abuelos]

proof -> la verdad oculta. [Esta es para engañar directamente, que creas que es de misterio/intriga, cuando en realidad el título hace referencia a una demostración matemática]

Analyze this -> terapia peligrosa. [Para que sepas que es esa del mafioso que va al psicólogo]

Alexander -> Alejandro Magno. [El estratega militar, nada de cine de autor sobre un ciudadano anónimo llamado Alexander]

Cinderella man -> Cinderella man. El hombre que no se dejó tumbar. [Aunque lo de cinderella recuerda a Billy Ediott, te señalan que esta es una peli de boxeo]

Brokeback Mountain -> Brokeback Mountain. Terreno vedado. [Ya sabes, vedado porque es la de los vaqueros gays]

The dawn of the death -> Zombie. [Inequívocamente, la de zombies]

Bad Boys -> Dos Policías Rebeldes. [La de los policias rebeldes. Sí o sí]

Highlanders -> Los Inmortales. [Esa de gente que no se muere]

Daylight -> Pánico en el túnel. [La peli de acción en un túnel, de Stallone]

True Lies -> Mentiras arriesgadas. [Con "arriesgadas" se hace notar que es una película de acción, no una comedia de enredos]

The firm -> la tapadera. [Pues eso, que no se te olvide que es un thriller con "tapaderas" y cosas así]

Weekend's at Bernie's -> Este muerto está muy vivo. [la de los tios que se pasean con un muerto por ahí]

Some like it hot -> Con faldas y a lo loco. [Esa de los tios vestidos de mujer]

Jaws -> Tiburón. [La del tiburón]

Birth -> Reencarnación. [La del tio que se reencarna en un niño]

Sideways -> Entre copas. [La de los que van por ahí bebiendo vino californiano]

Into the Blue -> Inmersión Letal. [esa donde bucean y parece que se van a morir]

Eternal sunshine of the spotless mind -> ¡Olvídate de mí!. [La del tio al que se le borra la memoria]

The Shawshank Redemption -> Cadena Perpetua. [Esa de la carcel]

Lo peor de todo es que entiendo que las distribuidoras actuen así. Irremediablemente, el cine es su negocio, y llevar a la gente al cine es su objetivo último. En el momento que deciden gastar dinero en trailers o aprovechar el boca-a-boca tienen que crear un producto identificable fácilmente. Porque, aunque hay excepciones, el gran público no conoco las películas antes de su estreno, no las identifica por su director y por lo tanto necesitas puntos de apoyo nemotécnicos que le ayuden a agrupar y apuntalar datos sobre una película (ya sean un trailer atrayente, un comentario favorable o alguna polémica).

Los que no necesitamos esas ayudas -no por tener una capacidad memorística de terabytes, sino por ser aficionados al cine- tenemos que sufrir los títulos asistidos. Aunque pensandolo bien, siempre nos queda la opción de usar los títulos originales, que queda muy bien en ambientes intelectualmente snobs

Eso sí, hay limites que el mercado no debería superar, como por ejemplo los trailers directamente engañosos o que destripan el argumento de las películas. Véase, por ejemplo, los trailers de las últimas películas de Shyamalan -La joven del agua o El bosque- que fingían ser películas de miedo y llevaban al público engañado al cine. Pero eso es otra historia.

Ezequiel 25, 17

¡¡¡El camino del hombre recto esta por todos lados rodeado por las injusticias de los egoístas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que en nombre de la caridad y de la buena voluntad saque a los debiles del Valle de la Oscuridad por que es el autentico guardian de su hermano y el descubridor de los niños perdidos. Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y furiosa cólera a aquellos que pretendan envenenar y destruir a mis hermanos, y tu sabrás que mi nombre es Yahvé cuando caiga mi venganza sobre ti!!!.

España es un Bar


¿Alguna vez se han planteado cómo nace un pueblo?. Pues muy fácil: llega un tío a un desierto, pone un bar, y alrededor empiezan a construir casas. ¡Por lo menos en España!.
La prueba es que en España hay pueblos sin escuela, sin ayuntamiento, sin farmacia, sin cuartelillo…., pero sin bar…¡ Ni de coña!. ¿Y saben cuál es el motivo? Que en los bares podemos hacer muchísimas cosas que no poder hacer en casa…

En un bar puedes tirar al suelo las cabezas de las gambas… Tíralas en casa y verás la que se lía… en el bar tiras las cabezas de las gambas y las tapan con serrín. ¿Qué se cae una cerveza?. ¡La tapan con serrín! ¿Qué se cae un borracho?.¡Lo tapan con serrín! ¡Será por serrín!. Otra cosa no, pero en un bar hay más serrín que en la tumba de Pinocho.

El bar también sirve para quedar con los colegas. Porque mi casa es tan pequeña que sólo cabemos tres (y sin el móvil), Y, claro ¿dónde vas a quedar si no? ¿En una ferretería?. ¿En la farmacia? ¿Y que vas a pedir, tres chupitos de Bisolvon y dos lexatines?. ¿O en la Iglesia?..Y eso… que… pensándolo bien… una iglesia es lo más parecido a un bar… Hay un señor detrás de una barra, vino, música, gente… y a veces hay hostias… Y los domingos, a la hora del aperitivo, los dos sitios se ponen hasta el culo.

Eso sí, en los bares hay más buen rollito que en la Iglesia… Porque mientras que en la Iglesia pasa un tío con una panera para que sueltes algo, en el bar discutes por pagar. ¿Dónde más pasa eso?.
¿En la Comunidad de vecinos?. ¿Se imaginan que discutiéramos por invitar en la Comunidad de Vecinos, por ejemplo?:
- ¡Chssst!. La parabólica la pago yo.
- Pero si tú ya pagaste la caldera…
- ¡Qué más da!… ¡Si no vamos a salir de pobres!.

Eso sí, en un bar, lo más importante es el camarero. Los camareros se pueden dividir básicamente en dos tipos: el camarero ÁGIL… y el AGIL-ipollado.


El AGIL, según entras por la puerta, te limpia la mesa, te acerca el servilletero, te pone una caña y te dice:
- Van dos cero, pierde el Madrid, ha bajado el índice Dow Jones y el político menos valorado es Mayor Oreja … ¿te pongo una de oreja?

El AGIL-ipollado se reconoce porque parece que esté saliendo de la anestesia: ni te oye, ni te ve. Tú le estás haciendo señas, como si estuvieras aparcando un avión, pero el tío pasa por tu lado sin mirarte, como un médico de la Seguridad Social. Que entras por la mañana, y cuando por fin te hace caso…
- A ver. ¿qué va a ser?.
- ¿Que qué va a ser…? ¡Dentro de nada de noche, huevazos!.


Pero donde el bar alcanza la gloria es cuando hay partido. El bar es el TEMPLO DEL FUTBOL.
Antes había unos carteles en los que se leía: “Estupendos berberechos”, “Tenemos nécoras deliciosas”.
Ahora no, ahora ponen: “HOY: DEPOR-REAL MADRID…”
Y en todo el día no se habla de otra cosa… Nada más entrar pides una caña y el camarero te dice:
- “Zidane tiene osteopatía de pubis”.

Y ésa es la gran diferencia entre el bar y tu casa: nunca se discute por el mando.
En el bar no hay zapping: Si hay partido, se ve el partido; si hay patinaje artístico, se ve el partido; si hay “Informe Semanal”, se ve el partido; y si hay peli porno en el Plus… se graba el partido y PUNTO PELOTA!!